Lo que hace un banco cuando pides un crédito

Lo que hace un banco cuando pides un crédito

Pedir un crédito bancario a día de hoy no es tarea fácil. Tendrás que cumplir requisito tras requisito, para ganarte la confianza de la entidad y que acabe por concedértelo. Pero, ¿cuáles son esas condiciones? ¿Hay alternativas de financiación?.

La crisis económica, entre otras vicisitudes, ha traído consigo el cierre del grifo de los créditos bancarios. Empresas y particulares han tenido muy difícil el acceso a financiación bancaria durante estos años y, aunque a día de hoy hay un flujo más activo en estas concesiones, aún es insuficiente. Las empresas siguen necesitando inyección de capital para poder desarrollarse y generar empleo, y los particulares que quieren emprender o necesitan liquidez para sus proyectos personales, siguen encontrándose con barreras a su paso.

Lo que hace un banco cuando pides un crédito

Lo que hace un banco cuando pides un crédito

Lo que hace un banco cuando pides un crédito. Requisitos para una financiación bancaria

Existen numerosas alternativas de financiación, pero muchos siguen recurriendo al método tradicional, que exige un pesado rosario de trámites sin demasiada garantía. Recurrir a la entidad bancaria de turno y solicitar el crédito; después, el banco estudia tus gastos e ingresos y comprueban si puede o no concederte ese préstamo y, de ser posible, bajo qué condiciones.

La entidad bancaria estudiará tu sueldo, tu estabilidad laboral, el patrimonio que tengas, tu situación familiar, si tu nombre figura en alguna lista de morosos (www.cancealia.info) , o si ya tienes créditos concedidos, ya que no pueden superar el 35% o 45% de tus ingresos, en función del salario.

 

  • Nunca por encima del 40% de tu salario. La mayoría de las entidades no te concederá un crédito si la letra que deberás pagar mes a mes supera este porcentaje de tu sueldo. Pero no es recomendable, además, por muchos motivos. Ten en cuenta que si nada más empezar el mes se te va casi la mitad de lo que cobras y tienes que seguir pagando gastos como luz, agua, comida, gasolina, etc; todo tu dinero se esfumará sin poder darte ni un solo capricho. 
  • No te metas en más de un crédito. Aunque creas que puedes llegar, si ya tienes un crédito porque te has comprado un coche, quizás no es el mejor momento para solicitar otro. En la propia entidad es muy posible que no te lo permitan, pero, además, estarás sumando gastos fijos a tu cuenta.
  • Revisa tu contrato. Tras la reforma laboral el despido es mucho más sencillo, pero aún así, si no tienes un contrato fijo que aporte ciertas garantías al banco y a ti mismo, mejor que no te lances a endeudarte.
  • Revisa los intereses. Al principio pagarás más interés que capital, sobre todo en el caso de un préstamo hipotecario. Deberás conseguir un diferencial reducido, y es verdad que hoy por hoy están bastante bajos, así que en este sentido, estás ante un buen momento.
  • Amortización. Es decir, que si ahorras una cantidad puedas aportarla al banco, reduciendo tu deuda y los intereses a pagar. Esto debe estar especificado en las cláusulas del crédito.

Comprueba cada uno de los puntos que te va a solicitar la entidad y haz tus propios cálculos, después ya puedes acudir a por tu crédito con seguridad

Publicado en Asnef.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *